Buscar
  • Proyecto RAC3D

El ensayo de adaptabilidad

Tras llevar a cabo los correspondientes análisis, se determinó que uno de los ensayos que se deberían realizar para verificar la calidad de una pieza fabricada mediante impresión 3D es el ensayo de adaptabilidad, que consiste en el montaje de la pieza en el vehículo para comprobar su correcto ajuste al mismo.


Un factor importante en una pieza de recambio, es la facilidad de montaje que presenta, ya que su destino final es ser montadas en el vehículo y es ahí donde el técnico del taller detecta todas las posibles irregularidades o desviaciones que pueda presentar la pieza.


El ensayo de adaptabilidad consiste principalmente en la colocación en el vehículo, por un lado, de la muestra a comprobar, que es el recambio del fabricante, y por otro lado, del montaje de la muestra de recambio original del constructor (OEM) y la comparación entre ambas mediciones.


La pieza se monta sobre el vehículo de marca, modelo y versión para el cual va destinada, en su posición correspondiente y junto con los accesorios que pueda incorporar.


Se efectúan los ajustes necesarios, previstos en el diseño de la pieza, con el objeto de mantener las holguras, paralelismos, alineaciones y enrases de origen.


Los aspectos que se verifican entre otros son: el tiempo de sustitución, el proceso de trabajo, el posicionado de la pieza y el montaje de accesorios.


Respecto al tiempo de sustitución, se cronometra el tiempo empleado en la ejecución total del trabajo de sustitución de la pieza en el vehículo y se realiza siguiendo las recomendaciones de la Organización Internacional de Trabajo. Se le aplican dos factores de corrección, como son el índice de actividad y el índice de fatiga. Se tiene en cuenta el tiempo dado por el constructor del vehículo para la sustitución del recambio y se compara el tiempo de la pieza a ensayar con el de la pieza de referencia. El tiempo medido no debe superar el tiempo dado por el constructor del vehículo.


En relación con el proceso de trabajo, se verifica mediante una inspección visual, la existencia de rebabas o defectos en el canto de la pieza, que puedan ser debidos al plegado en piezas de chapa o al molde en piezas de plástico y que resulten visibles al estar montada la pieza en el vehículo. Se permiten realizar ajustes de desplazamiento de la pieza a ensayar respecto a sus accesorios y a las piezas colindantes a ella. Sin embargo, no deben utilizarse operaciones de trabajo como el reconformado y el mecanizado de la pieza o la utilización de elementos adicionales a los propios componentes de unión de la pieza a la carrocería para el montaje de la pieza, excepto si así se indica expresamente en su manual de reparación.


En el posicionado de la pieza, se verifican las holguras, los paralelismos y los enrases y alineaciones de la propia pieza con las piezas colindantes. Se realizan estas mediciones, tanto en la pieza a certificar como en la muestra de referencia, y se comparan posteriormente. Con las holguras, se refiere a la distancia de separación de la pieza respecto a los elementos colindantes.


Respecto al paralelismo, se verifica que los contornos de dos piezas contiguas mantienen una continuada igualdad de distancias entre sí.


En relación con los enrases o alineaciones, se comprueba la nivelación de la pieza, es decir, el enrase entre superficies de dos piezas colindantes comparando si están al mismo o diferente nivel y la variación que hay entre la pieza a certificar y la muestra de referencia, así como la alineación de contorno verificando el modo en que los extremos de la pieza a ensayar se alinean con las piezas colindantes.


Inicialmente se realiza una inspección visual de estos parámetros previos y seguidamente, se realiza un examen más exhaustivo de las características

anteriores. Para ello, se divide la pieza en varios tramos en función de la longitud del contorno, marcando los diferentes puntos en los que se toma medida en milímetros de las holguras.


Los enrases se miden en aquellos puntos en los que el desenrase entre las piezas sea patente.


Tal y como se comentaba anteriormente se verifica mediante una inspección visual la existencia de rebabas o defectos de plegado del canto de la pieza, que resulten visibles al estar montada la pieza en el vehículo.


Todas estas mediciones se completan en diferentes informes en los que se establece si la pieza es apta o no en cada uno de los parámetros analizados, siempre teniendo en cuenta los datos obtenidos en la muestra de referencia.


9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo